Espere por favor
DIMAPRO

Organice la alacena empezando año

La despensa de la cocina, o el lugar donde se guardan los alimentos, rara vez es un lugar de la casa al que dedicamos tiempo y energías en limpiar y acomodar. Contrario a esto, resulta ser uno de los sitios donde debería ser primordial la organización, limpieza y orden.


Una alacena desordenada no nos permite saber con qué alimentos contamos para elaborar una cena o almuerzo, alterando los planes de cocina y llevándonos a cocinar comidas rápidas y pocos saludables. En cambio, tenerla bien ordenada, con los alimentos a la vista, puede mejorar la eficiencia en las compras y la cocina.


“Revisar y asear la alacena, en esta época del año, es tan importante como guardar los adornos navideños”, asegura Érika Taubert, imagen de Homecenter y presentadora de Vive tu Casa.


Con frecuencia, conservamos en este espacio, alimentos y productos que ya han perdido su vida útil y que no volveremos a usar jamás. Pensando en ello, los expertos en mejoramiento del hogar de Homecenter le explican, cómo renovar su despensa en este nuevo año.


¿Cómo guardar los alimentos? 
·         Envuelva los estantes de la despensa con papel lavable o papel plástico. Esto facilitará el proceso de limpieza.
·         Instale separadores y repisas en cada alacena y cajón para maximizar el espacio de almacenamiento y reducir el desorden. Cuelga una repisa para especias en la parte posterior de una de las alacenas superiores, fuera del alcance. Cuanto más lejos se encuentren de las fuentes de calor, mejor. Organiza las especias por orden alfabético o por frecuencia de uso.


·         Los frascos de vidrio pueden convertirse en recipientes perfectos para almacenar ingredientes. Utilice contenedores o tarros plásticos marcados con el nombre de cada producto.


·         Haga uso de canastas o contenedores pequeños para guardar elementos como frutos secos, bolsas de té, sobres de sopas y salsas.


·         Los productos enlatados se deben organizar en filas. Siempre sitúe los nuevos en la parte de atrás, para consumir primero los que compró con anterioridad.


·         Utilice una bandeja para las cosas pegajosas como la miel y las mermeladas.


·         Si hay niños en casa, es mejor mantener los productos especiales para ellos al nivel de sus ojos. Es ideal que cuando abran la alacena les sea fácil encontrar lo que desean.


Tips de limpieza y organización 


·         Para comenzar a ordenar una despensa de comidas, debes empezar por vaciarla por completo, desde los pequeños recipientes y envases de especias, los paquetes, y demás frascos. Los pequeños frascos tienden a caerse y perderse de la vista, y así perder la oportunidad de usarlos. Limpiando por completo la alacena pueden descubrirse joyas ocultas dejadas totalmente en el olvido.


·         Una vez vaciada la despensa, comienza a seleccionar los alimentos entre los que conservarás y lo que no. Para ello, puedes hacer un inventario de los suministros, evitando aferrarte a lo que “alguna vez usarás” sólo por si acaso.


·         Para que la despensa tenga un buen surtido de alimentos, programe la ida al supermercado con la lista previa. Así, comprará los productos que realmente necesita.


·         Una vez hechas las compras, divida los productos por categorías para una mejor organización y ubique a la vista los alimentos que tienen una fecha de vencimiento cercana.


·         Visualmente, revise todos los productos de su alacena, evalúe en qué estado se encuentran, cuál es su fecha de expiración y decida su todavía le interesa consérvelo.


·         Para guardar los productos, es ideal que los de mayor tamaño y menor peso, como los cereales, galletas y sopas instantáneas, pastas, leche en polvo estén en los estantes superiores.


·         Los alimentos pesados deben estar en la parte inferior como aceite, papa y granos, mientras que los frascos pequeños, tales como los condimentos y las especies deben ubicarse en lugares visibles y cercanos.


·        Clasifique los elementos que han quedado según una categoría similar, como lo hacen las tiendas de comidas. Por ejemplo, los productos en latas en un estante, mientras que los condimentos en otra. Todo lo que se consume en el desayuno por otro lado. Con la alacena organizada, es más fácil identificar lo que necesitarás en su momento.

 

Tomado de: El Nuevo Siglo